Consejos para prevenir las bajadas bruscas de tensión

Consejos para prevenir las bajadas bruscas de tensión

Bajada de tensión.

La Presión arterial es la fuerza que la sangre, impulsada por el corazón, ejerce sobre las paredes  de los vasos sanguíneos. En ocasiones, esta tensión puede sufrir un descenso brusco, sin necesidad de que exista un problema de salud previo. Por otro lado, hay personas que tienen la tensión baja de manera habitual, lo que hace que algunas de ellas sean más propensas a padecer ciertos síntomas cuando se dan algunos factores desencadenates.

Cuando la tensión arterial baja, llega menos sangre al cerebro y, en consecuencia, menos oxígeno. En este momento, aparecen síntomas como visión borrosa, sensación de mareo, sudor brusco, debilidad repentina y confusión. También puede darse inestabilidad, pitidos o zumbidos en los oídos, palidez y náuseas. Este conjunto de signos y síntomas se denomina presíncope.

Consejos para prevenir la bajada de tensión.

Si tienes predisposición a sufrir lipotimias, puedes prevenirlas intentando evitar los distintos desencadenantes:

- No permanezcas mucho tiempo de pie.

En caso de que sea inevitable, puedes realizar contracciones musculares repetidas de miembros inferiores o abdomen. También puedes usar medidas de comprensión. Evita también levantarte del sillón o de la cama de forma rápida.

- Evita los lugares calurosos o concurridos.

Intenta también huir de las aglomeraciones.

- Come cinco o seis veces al día de manera moderada.

Así controlarás mejor las bajadas de glucosa. Intenta incluir en las comidas principales hidratos de carbono de absorción lenta como los cereales y harinas integrales.

- Toma un poco de sal en las comidas.

A no ser que sufras hipertensión o tu médico te lo desaconseje por otras razones de salud.

- En épocas de calor, bebe líquido en abundancia.

Con el fin de evitar la deshidratación, uno de los motivos de una bajada de tensión. Los expertos recomiendan tomar entre dos litros y dos litros y medio al día. Pueden ser recomendables las bebidas isotónicas que aportan sales minerales.

- Intenta evitar el alcohol.

Este induce alteraciones en el ritmo cardíaco y la tensión arterial.

- Mejor, ropa holgada.

No uses prendas o complementos que aprieten y dificulten la circulación de la sangre.

- No practiques esfuerzos demasiado intensos.

Si has padecido lipotimias después de realizar deporte, intenta no llevar a cabo actividades de gran exigencia física. Si aun así debes realizarlas, no pares de manera brusca.

- Aprende a gestionar situaciones de estrés emocional.

Miedo, angustia, dolor intenso...etc.

- Consulta a tu médico.

Tras un primer episodio de bajada de tensión o si se repite con regularidad, es recomendable que tu médico investigue la causa con el fin de evitar nuevos bajones o desmayos.