La obesidad desde la COVID-19

La obesidad desde la COVID-19

Es el momento de que analicemos la situación y pongamos remedio; hay que comenzar cambiando algunas rutinas

El confinamiento al que nos hemos visto sometidos ha transtornado nuestras rutinas y h√°bitos. Hemos tenido que pasar mucho tiempo en casa, encerrados, y hemos tenido que buscar actividades para estar entretenidos o para entretener a los m√°s peque√Īos.

La resposter√≠a ha sido una de las actividades estrella durante esta situaci√≥n: bizcochos, magdalesas, galletas, tartas, etc., as√≠ como los aperitivos virtuales con los amigos donde los snacks estaban presentes. Si le a√Īadimos que en muchos casos se ha bajado el nivel de ejercicio f√≠sico que se hace normalmente, ha comenzado la desescalada y nos hemos dado cuenta de que los pantalones ya no nos quedan igual.

Nuevas rutinas

La obesidad es una enfermedad que se asocia con problemas pulmonares como el asma, la EPOC, la apnea del sue√Īo: con enfermedades metab√≥licas como la diabetes; enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio, la angina de pecho, etc. Es el momento de que analicemos la situaci√≥n y pongamos remedio, hay qiue comenzar cambiando las rutinas:

Cambia tu ingesta de alimentos: es el momento de eliminar de tu dieta aquellos alimentos ¬†con alto contenido en grasa y bajos nutrientes. Hay que aumentar la ingesta de verduras, frutas, carnes magras, pescado, cereales integrales y l√°cteos bajos en grasa. Hay que eliminar toda bebida carbonatada o con az√ļcares, es decir, tomar solo aguas o zumos naturales.

Aumento del ejercicio f√≠sico: ahora que podemos salir de casa y el tiempo acompa√Īa, tenemos que aumentar los paseos, montar en bici o biene correr, si lo hac√≠amos habitualmente. Esta actividad se puede complementar o combinar con ejercicios en casa, podemos establecer una tabal de ejercicio o bien suscribirnos a cualquiera de los canales que proponen rutinas de ejercicio.

Acudir al médico: y por supuesto, si consideramos que el aumento de peso es considerable o bien pasado un tiempo con rutinas saludables no adelgazamos lo suficiente, es importante acudir al médico para que nos ayude a establecer una dieta baja en calorías de forma controlada y/o nos ofrezca alternativas más adaptadas a nuestro problema.

Consejos para perder peso

Los obesos son personas de riesgo para padecer muchas enfermedades, de hecho, las personas que tienen el coronavirus y son obesos tienen mayor probabilidad de sufrir de amanera grave esta enfermedad. Es importante conseguir un peso adecuado y mantenerse, aunque es una tarea que requiere esfuerzo es posible conseguirlo si seguimos algunas recomendaciones:

Establece un men√ļ semana: elige un d√≠a a la semana en el que confeccionar un men√ļ semanal teniendo en cuenta la ingesta de calor√≠as diaria y la cantidad de ejercicio que vas a hacer.

 Confecciona una lista de la compra: para no caer en la tentación de comprar productos grasos o bollería industrial mientras compras, lo mejor es apuntarse los productos que necesitas para esa semanaa y no salirse de lo programado.

Evita salirte de la dieta: los momentos de ansiedad o aburrimiento favorecen que vayamos a la cocina a buscar alg√ļn alimento con el que paliar ese sentimiento. Lo mejor es evitar tener en casa snacks o productos de boller√≠a y prepararnos peque√Īos sustitutos m√°s sanos: palitos de zanahoria, tostada integral con aguacate o queso fresco bajo en grasa, etc.

Realizar ejercicio a diario: al igual que el men√ļ semanal puedes confeccionar una tabla de ejercicios o rutinas diarias: un d√≠a correr, otro paseo, otro practica ejercicios de brazos y gl√ļteos, etc. Puedes darte un premio como, por ejemplo, si consigues adelgazar X kilos o hacer tanto ejercicio te regalas algo de ropa, o un libro, o lo que se te ocurra.

Cena pronto: es importante no ir a la cama con el est√≥mago lleno, cenar dos horas antes de irse a dormir es recomendable para evitar problemas al conciliar el sue√Īo o digestiones complicadas.